Vete Guaido: que ya se te ve el plumero

 

Mira Guaido: no sé cómo decírtelo… Y el caso es que los dos hablamos español, aunque el tuyo sea el castellano feudal, el de los conquistadores que saquearon tu tierra de la mano de la monarquía española, el de los inquisidores que hicieron arder en llamas la cultura autóctona de Venezuela, el de los terratenientes y hacendados que durante siglos usaron el látigo para someter nativos y la cruz para violar esclavas… Mi español, sin embargo, es un idioma que repudia esa historia de sometimientos, exterminio y genocidio que mis antepasados conquistadores practicaron en tu tierra, un idioma universal que reclama una Venezuela libre, donde no haya familias pobres, ni niños hambrientos, no un país donde los ricos se nieguen a repartir sus riquezas y conspiren para aplastar los derechos del pueblo.

La Venezuela que tú quieres imponer, Guaido, es un país bloqueado por el terrorismo norteamericano, un país donde el pueblo pase hambre y donde no funcionen ni los hospitales ni las escuelas, ni las fábricas ni los recursos energéticos. Tu objetivo no es otro que pactar con EE.UU para estrangular la economía venezolana, para someter de nuevo al pueblo por el hambre y arrebatarle todo lo que hasta ahora ha conquistado. Tu único objetivo es repartirte con Norteamérica el botín de sus recursos energéticos.

Yo acepto al legítimo gobierno venezolano, un gobierno que representa al pueblo y al que los traidores como tú amenazan y quieren someter desde la estúpida arrogancia de estar apoyados por el no menos arrogante presidente norteamericano. Con mi español hablo de tus sicarios, los guarimberos, esas jaurías de hienas que no son otra cosa que mercenarios armados por el Pentágono y dirigidos por tu cómplice, Leopoldo López, entrenados para hostigar al gobierno y quemar por las calles a los venezolanos que se atrevan a declararse chavistas… ¡Qué orgulloso debes sentirte de esas bestias infrahumanas!

Eres despreciable, Guaido, no sólo porque seas un traidor a tu país, una marioneta que, de la mano de los intereses norteamericanos, pretende prolongar el hambre y la miseria en Venezuela. Eres despreciable porque eres un cobarde y un arrogante que se atribuye cargos políticos ilegítimos, que no quiere otra cosa que mantener a la población venezolana bajo el feudalismo de la Edad Media. Acepta de una vez que Venezuela ha vencido, Guaido; que su pueblo ha aprendido a defenderse de las alimañas como tú y que ya no teme a las amenazas de invasión con que la desafían tus amos. Acepta que gracias a ese pueblo armado, a esa población dispuesta a no ser nunca más esclava, los enemigos de Venezuela que tu representas no pueden dar, como en la vecina Bolivia, un sanguinario golpe de Estado.

Por muchos teatros que montes en tus apariciones en público, rasgándote las vestiduras y acusando a la que tu llamas “dictadura venezolana”, tus cargos son espurios, falsos, no han sido refrendados por los votos del pueblo en las urnas. Tus cargos no valen nada Guaido, eres un payaso, una marioneta movida por los intereses norteamericanos. Estamos hartos de tus histriónicos montajes, de tus espurias protestas, de tus enmascaradas mentiras. Aquí sabemos que, ni ahora ni nunca, vas a representar al pueblo venezolano, que no eres ni presidente de la Asamblea Nacional ni, menos aún, representante de la soberana nación de Venezuela. Ni siquiera te consideramos un político honesto. Si en Venezuela gobernara un dictador, como continuamente denuncias, tú ahora estarías en la cárcel, en vez de recibiendo dólares en tu cuenta corriente por hacer payasadas encima de una verja.

Por mucho dinero que inviertan tus amos, mandándote a hacer el bufón por todo el viejo continente, por mucho que los medios se hagan eco de tus mentiras y tus fanfarronadas, por muchas recepciones que los gobiernos serviles a EE.UU te ofrezcan, aquí nadie te quiere… ¿O es que aún no te has dado cuenta de eso?

Vete Guaido. Si te queda un mínimo de vergüenza, vete de una vez y deja de hacer el mamarracho… Aquí no queremos políticos degenerados. Con los que ocupan los podridos escaños del hemiciclo de nuestro parlamento, esos que acuden a hacerse la foto contigo porque se lo ordenan desde Washington, nos basta y nos sobra…¡Vete de una vez, que ya se te ve el plumero!

Vete Guaido: que ya se te ve el plumero

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .