Por qué Sudáfrica debe liderar el camino

Conferencia África-Palestina

 

 

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

 

El 16 de septiembre visité Sudáfrica, un país donde muchos palestinos siempre se han sentido bienvenidos y hasta abrumados por el grado de solidaridad genuina y significativa.Mientras tenía el honor de dirigirme a mucho público en seis ciudades importantes, también he aprendido mucho. Una lección importante y aleccionadora es que, si bien las leyes de apartheid se pueden descartar en un día, el apartheid económico y la desigualdad masiva pueden persistir durante muchos años. Gracias a mis interacciones con muchos intelectuales sudafricanos, activistas y gente del común, aprendí a no romantizar la lucha de los sudafricanos, una lección crucial para aquellos de nosotros que luchamos para terminar con el apartheid israelí en Palestina.

Mis anfitriones en el Centro Afro-Medio Oriente se aseguraron de reunirme con diversos públicos, incluidos los principales miembros del Congreso Nacional Africano, el liderazgo de los dos principales grupos sindicales, académicos y activistas contra el apartheid y una gran cantidad de estudiantes y otras personas en todo el país.

La conclusión obvia y principal de todas estas reuniones e interacciones es que los sudafricanos se toman en serio su solidaridad con Palestina y que se ven a sí mismos como socios en la lucha palestina por la justicia y la paz.

Si bien los sudafricanos siempre están listos para llevar su solidaridad con Palestina a un nivel completamente nuevo, existe la sensación general de que las medidas políticas que se tomen pueden resultar costosas para Sudáfrica.

Es cierto que el Gobierno sudafricano ha dado varios pasos en la dirección correcta. El 14 de mayo de 2018 Pretoria retiró a su embajadora en Israel, Sisa Ngombane, para protestar por el asesinato de cientos de manifestantes desarmados que participaban en la Gran Marcha del Retorno en la asediada Gaza. El 5 de abril de 2019 comenzó a disminuir activamente sus lazos con Israel, en respuesta a un llamado hecho por el propio liderazgo del CNA.

Si bien estos pasos son significativos, Sudáfrica aún debe tomar el tipo de acción que, combinado con otras medidas de solidaridad internacional, finalmente podría obligar a Israel a desmantelar su sistema de apartheid en Palestina.

El problema no es la falta de voluntad ni el doble discurso diplomático. Existe una creciente y justificable sensación de que los gobiernos árabes ya no ven la liberación de Palestina como un objetivo común. Si bien los pueblos árabes siguen comprometidos en su apoyo a los palestinos, los gobiernos árabes han caído en escenarios de guerra y divisiones políticas.

Sin embargo, un alto líder del CNA me dijo que la política de Sudáfrica con respecto a Palestina se rige por las agendas de la Liga Árabe y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). Lamentablemente, ni la Liga Árabe ni la OLP están cumpliendo los roles que se les encomendaron hace décadas. La Liga está empañada por divisiones, y el último ha sido efectivamente reemplazado por la Autoridad Palestina provisional y fraccionada en Ramallah.

El uso de organizaciones ineficaces como marco de referencia legal y moral está perjudicando las posibilidades de Sudáfrica de convertir su solidaridad con Palestina en activos políticos tangibles.

El otro dilema es que el continente africano en sí ya no está unido con respecto a Palestina. Israel ha impulsado sucesivamente una brecha entre los países africanos que en un momento estaban unidos en su apoyo incondicional a la lucha palestina contra la ocupación militar israelí y el apartheid.

Los éxitos de Israel en África, especialmente a través de la penetración de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), han convertido a Tel Aviv en un actor político en el continente africano. Impulsado por la bienvenida que recibió de varios líderes africanos, el Primer Ministro israelí Netanyahu esperaba celebrar la Cumbre Israel-África en octubre de 2017. Gracias a los esfuerzos de países africanos como Sudáfrica y Argelia, la conferencia se pospuso.

Sin embargo, si Israel continúa obteniendo victorias políticas mientras enfrenta poca resistencia, eventualmente dominará el continente africano. Lo absurdo de este asunto va más allá de la lucha en Palestina. Un continente que fue devastado por el colonialismo, el racismo y el apartheid no debería adherir a los hechizos de Israel, la ejemplificación de los males que han costado tanto a África durante cientos de años.

De hecho, el tema de la solidaridad con Palestina y la necesidad apremiante de bloquear la influencia de Israel en África, están intrínsecamente vinculados. En este mismo sentido, Sudáfrica puede encontrar una manera de reclamar su papel natural como vanguardia contra el racismo y el apartheid en todas partes.

Mi sugerencia al CNA es que Sudáfrica debería actualizar su marco de referencia, alejándose de los agotados clichés ​​de la difunta solución difunta de dos estados y pasando a una forma de pensar completamente nueva. Y no debería hacerlo solo, toda África y todos los palestinos deberían ser parte de este esfuerzo.

Creo firmemente que Sudáfrica está lista para contrarrestar los esfuerzos de Israel en el continente iniciando una Conferencia África-Palestina, una reunión importante que tiene como objetivo aprovechar toda la solidaridad para el pueblo palestino en todos los países africanos.

Ya sea que la conferencia se celebre bajo los auspicios de la Unión Africana (UA) o de forma independiente, la reunión de parlamentarios, académicos y líderes de la sociedad civil africanos y palestinos de ideas afines puede desarrollar un nuevo marco de referencia que Sudáfrica, el continente africano y, de hecho, el resto del mundo pueden usarlo como principio rector del nuevo pensamiento sobre Palestina. Basado en el llamado hecho por la sociedad civil palestina en 2005 para boicotear a Israel, el pueblo palestino ha estado exigiendo y esperando este nuevo pensamiento durante al menos 15 años.

Aquellos que puedan concordar con la idea de que África puede liderar el camino hacia la formación de una nueva comprensión global sobre Palestina, deben recordar que la resolución 77 (XII) de la Organización de la Unidad Africana de agosto de 1975 fue la que reconoció y condenó el “vínculo orgánico entre el régimen racista en Palestina ocupada y el régimen racista en Zimbabue y Sudáfrica”. Esa misma resolución sirvió como un importante marco de referencia utilizado en la Resolución 3379 de la ONU de noviembre de 1975 que determinó que “el sionismo es una forma de racismo y discriminación racial”.

África debe reclamar su posición como líder mundial en la lucha contra el racismo y el apartheid y Sudáfrica está muy cualificada para encabezar estos esfuerzos, porque después de todo, como dijo una vez el icónico líder sudafricano Nelson Mandela, “todos sabemos muy bien que nuestra libertad es incompleta sin la libertad de los palestinos”.

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Su ultimo libro es The Last Earth: A Palestinian Story (Pluto Press, Londres, 2018). Obtuvo un Ph.D. en Estudios de Palestina de la Universidad de Exeter y es Académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales, UCSB.

Fuente: https://www.counterpunch.org/2019/10/04/the-africa-palestine-conference-why-south-africa-must-lead-the-way/

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=261214

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.