La industria turística se rebela contra la emergencia climática

Canarias

Las medidas solicitadas por el lobby turístico ante la quiebra de Thomas Cook suponen un auténtico disparate en el escenario de emergencia climática actual.

El acuerdo de Consejo de Gobierno de agosto de 2019 declaraba la emergencia climática con el objetivo de comprometer todas las políticas del Gobierno de Canarias para frenar la amenaza mundial que entraña el cambio climático. Sin embargo, en opinión de Ben Magec-Ecologistas en Acción “tan sólo un mes después, todas las instituciones canarias se pliegan sin pudor ni vergüenza a los intereses de la industria turística impulsando un paquete de medidas centradas exclusivamente en proteger, favorecer y fomentar el transporte aéreo para salvar a toda costa al lobby hotelero que basa su modelo de negocio, desde hace ya muchos años, en el flujo masivo de personas”.

Precisamente el pasado viernes 27 de septiembre confluyeron en el calendario el Día Internacional del Turismo y la Primera Huelga Mundial por el Clima. Un mismo día para la manifestación de dos asuntos que, según la federación ecologista canaria, “están más relacionados de lo que nos hacen ver, ya que se habla de cómo el cambio climático podría afectar a los principales destinos turísticos pero no se dice nada del impacto en el clima generado por la actividad turística, una de las principales industrias en ingresos a nivel mundial y de las más contaminantes por ser la causante del movimiento de más de mil millones de personas en todo el mundo, fundamentalmente usando el transporte aéreo”. Es más, según la portavocía de la organización “es precisamente este turismo barato de ir y venir el que produce una parte importante de las emisiones totales de gases de efecto invernadero y el que más caro le sale al clima”. En este sentido, la organización destaca que la aviación internacional está exenta del Acuerdo de París y que el queroseno, a diferencia del combustible para automóviles o el aceite de calefacción, todavía no está sujeto a impuestos.

La federación ecologista recuerda que el cambio climático es uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo, y así se ha puesto de manifiesto en la pluralidad de actos y movilizaciones celebradas la semana pasada. Los impactos del cambio climático son ya tangibles y están suponiendo la destrucción de multitud de ecosistemas que comprometen el futuro de muchos seres vivos en el planeta. Las causas, por otra parte, son también conocidas: la quema de combustibles fósiles y la extracción sin límites de estos recursos naturales. Ante esta situación y a la vista de las noticias de las últimas semanas, para los ecologistas “las soluciones que se ponen sobre la mesa para afrontar la situación generada por la quiebra de Thomas Cook no parecen sino alimentar la misma maquinaria del turismo masivo que contradice el estado de emergencia climática y que se agrava en lo social con más exenciones fiscales y con el ofrecimiento de dinero público para rescatar a las grandes empresas sin condiciones en cuanto a la continuidad y generación de empleo”. Desde la portavocía de Ben Magec-Ecologistas en Acción se afirma que la ecuación más turistas y más vuelos hace tiempo que no está dando como resultado más empleos y mucho menos empleos de calidad. Y la prueba de ello, según dicen, lo aportan los datos: “desde el año 2009 al 2017 el número de millones de turistas no dejó de aumentar y sin embargo eso no se tradujo en ningún momento en el aumento de un porcentaje equivalente de puestos de trabajo ni en un aumento de la recaudación. Sin embargo, se amenaza constantemente con que menos vuelos y menos turistas supondrá una gran pérdida de empleo”.

Para la federación ecologista canaria, la caída del gigante touroperador Thomas Cook ha demostrado “la vulnerabilidad de modelo económico canario por la alta dependencia del archipiélago a la industria turística y a los vaivenes de ésta. Es por ello que debemos comenzar a analizar críticamente esta dependencia y buscar otras salidas para nuestra economía”. La organización puntualiza que el apoyo a la industria turística en Canarias no se traduce en un mayor bienestar social, y lo demuestran las escandalosas cifras del archipiélago, que está a la cola en sanidad y educación con respecto a la media del Estado y cuya tasa de riesgo de pobreza y exclusión social la sitúan entre las más altas de España. En este sentido, lo que Ben Magec-Ecologistas en Acción propone es ir transitando hacia la “desturistificación” de la economía canaria y su diversificación a otros sectores y actividades que sigan las lógicas de la economía circular. Sobre todo, inciden en la necesidad de reactivar el sector primario y el mundo rural fomentando actividades agrícolas y ganaderas sostenibles, para disminuir nuestra dependencia del exterior.

En definitiva, los impactos de la industria turística sobre el cambio climático son, para Ben Magec-Ecologistas en Acción, innegables. Además de los ya citados con respecto a las emisiones del transporte aéreo, pueden citarse la alta generación de desperdicios y residuos, la alta demanda en recursos naturales y agua, la saturación de carreteras y la masificación y degradación de la costa y de los espacios naturales. Pero, según la organización, no sólo la naturaleza se resiente, también lo hacen las personas residentes y la sociedad canaria en su conjunto por el aumento de los precios de alquiler y la compra de bienes inmuebles para la transformación de éstos en alojamientos turísticos (legales e ilegales), la sustitución del comercio de cercanía por otros establecimientos destinados a turistas y la especialización del mercado laboral en el sector turístico que ofrece principalmente empleos precarios de baja cualificación con la consecuente reducción de las oportunidades para otros sectores productivos. La turistificación supone también la pérdida de espacios comunitarios como resultado de la privatización con fines turísticos del espacio público de los pueblos y ciudades para dedicarlos a albergar servicios e infraestructuras vinculados a la industria. Por todas estas razones Ben Magec-Ecologistas en Acción afirma que “en el contexto de emergencia climática en la que nos encontramos se hace más necesario que nunca replantearnos cuál es el papel de Canarias y de su principal actividad económica en la lucha contra los efectos del cambio climático y empezar a pensar y a trabajar en la transición del modelo”.

Fuente: http://www.ecologistasenaccion.org/128137/la-industria-turistica-se-rebela-contra-la-emergencia-climatica/

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=261237

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.