La “hitlerización” de Jeremy Corbyn (entre otros)

 

The Unz Review

 

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Cada vez que piensas que la histeria del antisemitismo fabricado por la corporatocracia no puede ser más absurda, de alguna manera logra superarse a sí misma. Ok, quédate conmigo ahora, porque esta es muy extraña.

Aparentemente, el Hitler estadounidense y sus amigos están conspirando con un grupo secreto de “líderes judíos” para evitar que el Hitler británico se convierta en primer ministro y aniquile a todos los judíos en Gran Bretaña. Raro, ¿verdad? Pero esa no es la parte extraña, porque tal vez el Hitler estadounidense quiera eliminar a todos los judíos en Gran Bretaña, en lugar de dejarlo en manos del Hitler británico… Hitler es notoriamente celoso de sus logros genocidas.

No, lo extraño es que todos saben que el Hitler estadounidense no hace nada sin la aprobación del Hitler ruso, quien también está obsesionado con eliminar a los judíos y destruir la trama de la democracia occidental. Entonces, ¿por qué el Hitler ruso querría dejar que el Hitler estadounidense y sus matones frustren el ascenso del Hitler británico, quien, además de querer acabar con todos los judíos, también quiere destruir la democracia mediante el reembolso fascista del Servicio Nacional de Salud, la renacionalización del sistema ferroviario, etc.?

No tiene mucho sentido, ¿verdad? En cualquier caso, aquí está la historia oficial.

En una grabación filtrada a The Washington Post , y luego criticada por el resto de los medios corporativos, el Reichsminister des Auswärtigen, Mike Pompeo, dijo a un grupo de “líderes judíos” anónimos que el Hitler estadounidense (es decir, Donald Trump) “rechazará” (es decir, intervendrá) contra el Hitler británico (es decir, Jeremy Corbyn) para proteger las vidas de los judíos en Gran Bretaña si el Hitler británico se convierte en primer ministro (y posiblemente ya lo esté haciendo ahora). Las identidades de estos “líderes judíos” no han sido reveladas por los medios corporativos, presumiblemente para protegerlos de que los asesine el escuadrón de ataques nazis de Corbyn. Quienesquiera que fueran, querían saber si el Hitler estadounidense y su gabinete fascista estaban “dispuestos a trabajar con [ellos] para emprender acciones si la vida se vuelve muy difícil para los judíos” después de que Jeremy Corbyn tome el poder y se declare Führer de la Comunista Britannia para inmediatamente invadir Francia.

Para cualquiera que haya estado siguiendo de cerca la implacable cobertura de los medios corporativos sobre el Culto de la Muerte nazi de Jeremy Corbyn (es decir, el Partido Laborista del Reino Unido) y la pandemia mundial de antisemitismo , no es de extrañar que este grupo de “líderes judíos” (quienes sean) quiera impedir que se convierta en primer ministro. Dudo de que sus motivos tengan mucho que ver con combatir el antisemitismo o cualquier otra cosa específicamente “judía” pero… bueno, estoy algo anticuado de esa manera. Todavía creo que hay una diferencia fundamental entre “los judíos” y las clases dominantes capitalistas globales.

Me doy cuenta de que tanto el establishment neoliberal como la franja neofascista no están de acuerdo conmigo y que ambos están decididos (por diferentes motivos) a integrar los dos en la mente del público, pero esa es mi opinión y me aferro a ella. No creo que el mundo esté controlado por “los judíos”. Creo que está controlado por el capitalismo global.

Adelante, llámenme teórico de la conspiración. Así es como me parece el pánico al antisemitismo en el Reino Unido.

Después de casi 40 años de privatización y reestructuración, la sociedad británica está a punto de transformarse de manera permanente en el tipo de pesadilla salvaje, neofeudal y corporativista que ya es Estados Unidos. Las clases dominantes capitalistas globales están extremadamente complacidas con este estado de cosas. Ahora les gustaría terminar de privatizar Gran Bretaña para poder seguir privatizando el resto de Europa. Lo último que necesitan en este momento crítico es que Jeremy Corbyn se convierta en primer ministro y comience a intentar rehacer su mercado neoliberal naciente en una sociedad… ya sabe, donde la atención médica esté garantizada para todos, no necesites una hipoteca para comprar un boleto de tren y la gente no tenga que comer de los contenedores de basura.

A diferencia de los EE.UU., donde no hay una izquierda política funcional, y donde el “sistema bipartidista” no parlamentario está casi totalmente controlado por la corporatocracia, en el Reino Unido todavía hay algunos socialistas anticuados y han sacado al Partido Laborista de los secuaces neoliberales “blairistas” que habían estado gestionando la transformación de Gran Bretaña en la ya mencionada pesadilla neofeudal. Jeremy Corbyn es el líder de estos socialistas. Entonces la corporatocracia necesita destruirlo, recuperar el control del Partido Laborista y convertirlo en un falso partido de izquierda, como el Partido Demócrata en los Estados Unidos, para que puedan concentrarse en aplastar a los populistas de derecha. Por lo tanto necesitan “hitlerizar” a Corbyn, para poder integrarlo en su narrativa oficial, democracia contra los nazis-Putin .

Y, vea, esto es lo que hace que la guerra de la corporatocracia contra el populismo sea tan psicótica… al menos para cualquiera que preste atención.

En los Estados Unidos, la insurgencia populista es principalmente un fenómeno de derecha (porque, nuevamente, no hay izquierda de la que hablar). Por lo tanto, las clases dominantes neoliberales se centran en hitlerizar a Donald Trump y en estigmatizar a los millones de estadounidenses que votaron por él como un grupo de nazis. Hitlerizar a Trump ha sido ridículamente fácil (casi él mismo se trata de Hitler), pero el objetivo final es deslegitimar el sentimiento populista que lo puso en el cargo. Ese sentimiento es primordialmente neonacionalista. Así que es una operación de contrainsurgencia de un frente (es decir, neoliberalismo versus neonacionalismo).

En el Reino Unido las cosas no son tan simples. Allí las clases dominantes neoliberales están librando una operación de contrainsurgencia contra las fuerzas populistas en dos frentes principales: (1) los brexiters (es decir, el nacionalismo) y (2) los corbynistas (es decir, el socialismo). Están siendo golpeados tanto por la izquierda como por la derecha, lo que está arruinando la narrativa oficial (según la cual se supone que los “enemigos de la democracia” son neonacionalistas de derecha). Entonces, por más contradictorios y absurdos que parezcan, tenían que combinar el populismo de izquierda y de derecha en un gran enemigo hitlerista. Por lo tanto, necesitaban hitlerizar a Corbyn. Rápido… ¡Crisis de antisemitismo en el partido laborista!

Ahora, cualquiera que no sea un idiota sabe que Jeremy Corbyn no es un antisemita y el Partido Laborista no es una colmena de nazis. Es un testimonio del poder de los medios corporativos que tal enunciación incluso debe hacerse… pero, por supuesto, ese es el punto de la campaña de desprestigio que los medios corporativos neoliberales han estado librando durante los últimos tres años.

Las campañas de desprestigio son simples y efectivas. El fin es forzar a tu objetivo y a sus aliados a proclamar cosas como: “No soy antisemita” o “Nunca he tenido relaciones sexuales con niños menores de edad”, o cualquier calumnia que quieras obligarles a negar. No tienes que probar que tu objetivo es culpable. Solo estás tratando de evocar una “realidad” en la que cada vez que alguien piensa en tu objetivo lo asocia con el contenido de tus calumnias.

Los medios corporativos han hecho precisamente eso, a Jeremy Corbyn, a Donald Trump, a Putin y a una variedad de figuras menores. Se lo hicieron a Sanders en 2016. Ahora lo están haciendo a Tulsi Gabbard . El objetivo no es solo difamar a estos objetivos, sino también, y más aún, materializar un “mundo” que muestra la narrativa de sus calumnias… un mundo binario “el bien contra el mal”, un mundo en el que puedan acusar de cualquier cosa a sus objetivos, de estar vinculado a (por ejemplo, terrorismo, fascismo, racismo o lo que sea) es el enemigo oficial de todo lo que es bueno.

Desde el referéndum del brexit y la elección de Trump, las clases dominantes han conjurado un mundo donde la “democracia” está perpetuamente bajo el ataque de una conspiración global de “rusos” y “nazis” (tal como evocaban un mundo donde estaba perpetuamente bajo ataque de “terroristas”). Han evocado una realidad posorwelliana en la que la “democracia” (es decir, el capitalismo global) es la única alternativa al “neofascismo” (es decir, cualquier cosa que se oponga al capitalismo global).

Y esta es la razón por la cual Corbyn tuvo que ser hitlerizado y por qué Putin, Trump, Assad, Gabbard, Assange, los “chalecos amarillos” en Francia y cualquier otra persona que se opone al neoliberalismo global deben ser hitlerizados. Socialismo, nacionalismo… no hace ninguna diferencia, no para las clases dominantes capitalistas globales. Siempre hay solo dos lados en estos “mundos” que las clases dominantes nos crean y solo puede haber un enemigo oficial. El enemigo oficial del momento es el “fascismo”. Por lo tanto, todos los “tipos malos” son Hitler, nazis, racistas, antisemitas o alguna otra variación de Hitler.

El hecho de que esta “realidad” que han armado para nosotros sea completamente psicótica no lo hace menos real. Y solo se volverá más demente hasta que la corporatocracia restablezca la “normalidad”. Entonces, adelante, si se considera “normal” e intentan obligar a su mente a creer que los judíos ya no están seguros en Gran Bretaña o en Estados Unidos, Alemania, Francia o los Estados Unidos y que Donald Trump es un activista ruso y literalmente también es Adolf Hitler y un supremacista blanco antisemita que está conspirando con Israel y Arabia Saudita en su campaña para destruir a Irán y Siria, que son aliados de sus amos rusos, al igual que Venezuela, que también es amenazador, y que el plan secreto de Jeremy Corbyn es convertir al Reino Unido en la Alemania nazi, con el apoyo de Trump, que intenta destruirlo, y que los chalecos amarillos son fascistas respaldados por Rusia, y que Julian Assange es un espía violador que conspiró con Rusia para elegir a Trump, razón por la cual Trump quiere procesarlo, tan pronto como termina de eliminar a los judíos, o protegerlos de Jeremy Corbyn, o de Irán, o de un lavado de cerebro. Los estadounidenses negros lo reelegirán en 2020 con un puñado de anuncios en el Facebook ruso.

Adelante, intente reconciliar todo eso… o lo que sea, no lo haga. Simplemente tome cualquier medicamento que consuma, encienda CNN, MSNBC o cualquier otro canal de medios corporativos e informe sobre mí a la Policía de internet por publicar contenido peligroso “extremista”. Sabes, en tu corazón, probablemente lo merezco.

CJ Hopkins es un galardonado dramaturgo, novelista y satírico político con sede en Berlín. Sus obras son publicadas por Bloomsbury Publishing (Reino Unido) y Broadway Play Publishing (Estados Unidos). Su novela debut, ZONE 23, está publicada por Snoggsworthy, Swaine & Cormorant Paperbacks. Puede ser contactado en cjhopkins.com o consentfactory.org .

Fuente: http://www.unz.com/chopkins/the-hitlerization-of-jeremy-corbyn-among-others/

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión.org como fuente de la traducción.

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=257513

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.