El Título III y un agente de la CIA

 

La Joven Cuba

 

 

Hace sesenta años este mes, Gustavo Villoldo Argilagos murió de lo que sus partidarios llamaron “suicidio políticamente inducido“.

La familia culpó a Fidel Castro y su banda de revolucionarios por la muerte de Villoldo. Más tarde, presentaron una demanda por muerte injusta y un tribunal de la Florida les otorgó $2,79 mil millones en daños en 2011.

Desde entonces, los hijos de Villoldo, Gustavo (83 años) y Alfredo (81 años) han llevado su caso a los tribunales en Pennsylvania, Massachusetts, Illinois, California, Texas y Nueva York, donde el Distrito Sur de Nueva York emitió una sentencia a favor de la Familia Villoldo por la suma de $2,903,233,898.07.

Para el 2016, habían recuperado de $11 millones a $13 millones en activos cubanos, dijo el abogado Andrew Hall a LAW360.

Los hermanos Villoldo desde entonces unieron fuerzas con las familias de otras dos víctimas del presunto “terrorismo” cubano. Uno fue Aldo Vera Serafín, activista anti-Castro asesinado a tiros por asaltantes desconocidos en Puerto Rico en 1976. El otro fue Robert Fuller, dueño de plantación fusilado en Cuba en 1960.

Las cortes de los Estados Unidos tradicionalmente se han negado a escuchar reclamos contra gobiernos extranjeros. Pero si una nación extranjera comete un acto terrorista o se designa como estado patrocinador de terrorismo, entonces pueden ser demandados bajo la ley de los Estados Unidos.

Para 2015, los demandantes habían ganado 11 casos contra Cuba bajo la excepción del terrorismo y los tribunales concedieron daños por un total de más de $4 mil millones, según un informe del Servicio de Investigación del Congreso.

Su lucha permite vislumbrar el tipo de disputa legal que probablemente ocurrirá si la administración de Trump permite que el Título III de la ley Helms-Burton de 1996 entre en vigencia.

El Título III permitiría a los estadounidenses demandar por propiedades expropiadas en Cuba. Phil Peters, presidente del Cuba Research Center en Arlington, Virginia, critica la ley. El escribió:

Las demandas de Helms-Burton obstruirían los tribunales de los Estados Unidos con litigios sobre propiedades extranjeras; proporcionan un beneficio mínimo o cero para los reclamantes de Estados Unidos; inician un conflicto innecesario con socios comerciales de Estados Unidos; entregan a Cuba una victoria política y derrotan algunos objetivos del Presidente Trump

Pero si el caso de Villoldo es una señal, los exiliados cubanos se lanzarán al Título III con la devoción de Jules Winnfield en Pulp Fiction, el personaje de Samuel L. Jackson que dijo: “Te golpearé con gran venganza …”

El hijo de Villodo, Gustavo Villoldo Sampera, encontró esa cierta venganza en Bolivia, donde ayudó a localizar y capturar a Ernesto “Che” Guevara, que fue ejecutado el 9 de octubre de 1967.

Villoldo posó para fotos con el cadáver del revolucionario argentino, cortó los mechones del cabello de Guevara y luego los vendió por $100,000.

Él había culpado a Guevara por la muerte de su padre, Gustavo Villoldo Argilagos, quien nació en Cuba el día de Navidad en 1901 y creció en La Habana. El anciano Villoldo asistió a Candler College en La Habana, fue a la escuela de derecho en la Universidad de La Habana y se graduó como valedictorian. Según los registros judiciales:

Después de obtener su título de abogado, el Sr. Villoldo estudió negocios y economía en la Wharton School of Business en los Estados Unidos. Gustavo Villoldo Argilagos posteriormente regresó a Cuba y abrió uno de los primeros concesionarios de General Motors en el país. El Sr. Villoldo obtuvo un enorme éxito financiero y llegó a poseer muchos otros negocios y cantidades sustanciales de bienes raíces comerciales, residenciales y agrícolas. Fue miembro de la más alta sociedad y participó en una competencia atlética internacional, incluidos los Juegos Olímpicos de 1920. Él y su familia disfrutaron de un estilo de vida consistente con esta riqueza. Durante las primeras horas de la mañana del 1 de enero de 1959, Fidel Castro asumió el control del gobierno de Cuba. La familia Villoldo fue atacada por los Demandados cubanos debido a su riqueza financiera y ciudadanía estadounidense. Los miembros de las fuerzas de seguridad de Castro dirigidos por Ernesto “Che” Guevara, acosaron repetidamente al Sr. Villoldo y sus familiares en sus hogares y negocios.

El abogado de la familia Villoldo describe un encuentro con “Los Barbados”. Creo que quiere decir “Los Barbudos”.

El 6 de enero de 1959, catorce soldados fuertemente armados y barbudos, conocidos como “Los Barbados”, rodearon la casa de Alfredo Villoldo amenazando con matarlo. Alfredo llamó por teléfono a su hermano para pedirle ayuda. Gustavo viajó inmediatamente a la casa de Alfredo. A su llegada, Gustavo fue abordado por los soldados cubanos, quienes lo golpearon severamente. Ambos hermanos Villoldo fueron detenidos y trasladados a un estadio, donde los Demandados cubanos estaban administrando ejecuciones en masa. Gustavo Villoldo fue puesto en una celda de 30 x 30 con aproximadamente otros 140 prisioneros, en su mayoría ex oficiales de policía y miembros del ejército de Batista que habían sido capturados por las fuerzas de Castro. Gustavo Villoldo fue detenido durante cinco días y torturado. Mientras lo interrogaban en numerosas ocasiones, lo privaron de comida y de sueño y le dijeron repetidamente que iba a ser enviado a la Fortaleza de Cabana para ser asesinado por el pelotón de fusilamiento de Che Guevara por ser un agente estadounidense. Gustavo Villoldo y sus familiares fueron acusados ​​de ser lacayos de los Estados Unidos e imperialistas yanquis. Gustavo Villoldo fue golpeado durante su encarcelamiento, y su cabeza fue colocada en una bolsa de plástico. También fue llevado a un lugar donde otros presos fueron ejecutados por un pelotón de fusilamiento. Después de cinco días de confinamiento y tortura encaminados a una confesión o la obtención de información, todo lo cual habría sido ideado, fue puesto en libertad. De los 140 prisioneros mantenidos con Gustavo Villoldo, Gustavo fue uno de los pocos que no fueron ejecutados. El tormento a Gustavo Villoldo Argilagos y su familia continuó luego de su liberación. Che Guevara, miembros del ejército rebelde y miembros del Ministerio del Interior continuaron amenazando al Sr. Villoldo, y lo sacaron a la fuerza de su casa con ametralladoras en varias ocasiones. Al menos dos veces fue llevado a “El Laguito”, un lago donde se arrojaron víctimas de ejecuciones. El Sr. Villoldo también fue llevado al Ministerio del Interior donde se llevaron a cabo las ejecuciones. Las amenazas fueron transmitidas directamente por el Che Guevara, quien amenazó con ejecutar de forma sumaria al Sr. Villoldo, acusándolo de traición. Se le dijo repetidamente al Sr. Villoldo que él, sus hijos y su esposa serían asesinados, a menos que accediera a la entrega de sus propiedad y se suicidara. Los secuestros duraron varias horas. Cuando regresó a casa, después de cada uno de esos eventos, el Sr. Villoldo estaba visiblemente agitado. El señor Villoldo no podía comer ni dormir, y en ocasiones perdió el control de sus funciones corporales. El 16 de febrero de 1959, el cuerpo del Sr. Villoldo fue encontrado en su casa, en un aparente suicidio, como resultado de las amenazas y demandas que se le hicieron. Posteriormente, el gobierno cubano se hizo cargo de los negocios y la granja del Sr. Villoldo y las cuentas bancarias del Sr. Villoldo fueron confiscadas. Gustavo y Alfredo Villoldo posteriormente pudieron salir de Cuba. Sin embargo, en los Estados Unidos, los Demandados cubanos continuaron participando activamente en los esfuerzos de asesinato y amenazas de asesinato contra los Villoldos, que continuaron hasta mediados de 2003.

Los hijos sobrevivientes, Gustavo y Alfredo Villoldo, sostienen que los eventos que llevaron a su padre a suicidarse “continuaron hasta mediados de 2003 con amenazas de asesinato e intentos de asesinato”. Y sus abogados dicen que las acciones de Cuba equivalen a “tortura”. Según los registros judiciales:

…en numerosas ocasiones, asesinos armados rodearon la casa de los Villoldo con el fin de causar graves trastornos mentales y como parte de los esfuerzos de los Demandados por asesinar a miembros de la familia Villoldo, incluido Gustavo Villoldo.

La hija de Gustavo Villoldo, Elia, dijo que vio a “hombres armados con rifles” rodear su casa “en un intento de asesinar a Gustavo Villoldo”. Los abogados de la familia escribieron:

La Corte concluyó que estas “amenazas de asesinato y tentativas de asesinato… están debidamente clasificadas como tortura”. Al llegar a esta conclusión, la Corte consideró que los Villoldo estaban bajo control directo de los asesinos armados cuando rodeaban la casa de los Villoldos. En su fallo final en el procedimiento complementario, el tribunal de la Florida confirmó sus conclusiones respecto a su jurisdicción:

[En el juicio de 2011], este Tribunal escuchó el testimonio de varios testigos en vivo y mediante la deposición y recibió pruebas documentales, todo lo cual demostró a satisfacción del Tribunal que: (a) la conducta de los Demandados se elevó al nivel de “tortura”. El término se define en la Ley de protección de víctimas de tortura de 1991; (b) Cuba está designada como estado patrocinador del terrorismo como resultado, en parte, de la exportación del terrorismo de Cuba a toda América Latina (demostrada en la intención declarada del Che Guevara de infligir 1.000 vietnams a los Estados Unidos) y las acciones contra los Villoldos establecidas en los registros formaban parte de esta actividad, y (c) los actos de tortura, incluidos los asaltos a la casa de Villoldo y los intentos de asesinato contra los Villoldos, continuaron hasta 2003, después de que Cuba fuera designado como estado patrocinador del terrorismo.

Al considerar las pruebas presentadas en el juicio de 2011, el mismo tribunal del estado de la Florida que escuchó las pruebas en el juicio repitió sus conclusiones:

Este Tribunal determinó que la tortura infligida por los Demandados comenzó en enero de 1959 con el encarcelamiento y la tortura física de los Villoldos que llevaron al suicidio del Sr. Villoldo Sr. y al robo de la enorme riqueza de los Villoldos por parte de la República de Cuba, que fue luego utilizado por Cuba para financiar sus esfuerzos para apoyar el terrorismo en América Latina y todo el mundo.

Este Tribunal determinó que, a los fines de 28 U.S.C. §1610A, esta Corte tenía jurisdicción sobre la materia porque Cuba fue designada como patrocinadora estatal del terrorismo debido a sus esfuerzos para financiar los esfuerzos revolucionarios basados en el terrorismo y los actos contra los Villoldos fueron los mismos actos que dieron lugar a la designación de Cuba como estado patrocinador del terrorismo.

En una orden fechada el 24 de octubre de 2017, el Juez del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Lawrence E. Kahn, en Nueva York, disputó si la familia Villoldo tenía pruebas suficientes para demostrar que los acusados estaban tratando de matar a Gustavo Villoldo y aterrorizar a su familia hasta el 2003. Kahn escribió que la corte de la Florida:

no citó ninguna evidencia que respalde su descubrimiento y no está claro en qué se basó el tribunal para concluir que los Demandados intentaron asesinar a los Demandantes. Los demandantes ofrecen poco más para que la Corte pueda concluir que los Demandados alguna vez hicieron intentos de asesinato. El tribunal de la Florida no citó ningún testimonio específico ni en la Sentencia de la Florida ni en la Sentencia de 2013. Del mismo modo, los Demandantes no han ofrecido ningún testimonio para apoyar las conclusiones de la corte. Los Demandantes tampoco ofrecen ninguna evidencia sobre cuándo y dónde ocurrieron estos supuestos intentos de asesinato, cómo los Demandantes determinaron que los presuntos asesinos eran agentes cubanos o si alguno de los intentos resultó en lesiones físicas. Sin estos y otros hechos críticos, el Tribunal no tiene base para concluir que los Demandados intentaron asesinar a los Demandantes. Por lo tanto, los Demandantes no pueden confiar en los actos posteriores a 1982 para invocar la excepción de terrorismo del FSIA (Foreign Sovereign Immunities Act).

Gustavo Villoldo declaró que creía que los agentes cubanos querían matarlo en represalia por su papel en la captura de Guevara. En 1999, Villoldo escribió un libro llamado Che Guevara: El fin de un mito (La historia no contada del hombre que enterró al Che.

Villoldo es un ex agente de la CIA. Según una nota secreta de mayo de 1972 desclasificada en junio de 2017:

Educado en los Estados Unidos cuando era niño, más tarde estudió pre-leyes en la Universidad de La Habana durante dos años. Tras la muerte de su padre en 1959 y la confiscación de la empresa familiar, la Villoldo Motor Company, el Sr. Villoldo regresó a los Estados Unidos como exiliado político. Reside en la Florida con su esposa y siete hijos que tienen entre 10 y 17 años de edad.

Fue Jefe del Servicio de Inteligencia de la Brigada 2506 en Guatemala en 1960 y 1961. Más tarde trabajó como observador de cubanos para el reclutamiento, y como agente principal para los equipos de PM, que incluía entrenamiento y planificación de operaciones de infiltración y como líder de equipo de infiltración. De lejos, su tarea más notable e importante fue como asesor técnico extranjero del gobierno boliviano a mediados de 1967, trabajando con la unidad de inteligencia del Segundo Batallón de Rangers que localizó y destruyó la banda guerrillera del Che Guevara en Bolivia. Como resultado de la extensa cobertura de la prensa fotográfica boliviana e internacional de este evento, la vida del Sr. Villoldo y su familia ha estado y sigue estando en un riesgo considerable. Como ejemplo del constante temor en el que debe vivir, en agosto de 1969 se enteró de que era el blanco de un intento de asesinato dirigido por el gobierno cubano a ser llevado a cabo por la Misión de Cuba en los Estados Unidos. Afortunadamente, el cubano reclutado para realizar el asesinato fue un antiguo agente del JMWAVE que alertó a Villoldo y cooperó con el FBI.

Desde su regreso de Bolivia, el Sr. Villoldo ha capacitado al Servicio de Inteligencia del Ecuador para la Agencia y ha sido una penetración en las actividades militantes de las organizaciones de exiliados cubanos en el área de Miami, en cuya capacidad ha proporcionado información muy valiosa. Sin embargo, ha llegado el momento de que sus servicios en esta capacidad ya no sean necesarios y no haya lugar en la Agencia para sus otros talentos especiales. Por acuerdo mutuo y entendimiento, por lo tanto, ha hecho un esfuerzo concertado por un tiempo para restablecerse en un negocio sólido. A este respecto, se le ha brindado la oportunidad de invertir en bienes raíces y en la construcción de unidades de condominios en el área de Miami con un destacado constructor cubano que es un amigo confiable. El Sr. Villoldo necesita $30,000 como su parte de la inversión de capital inicial.

En vista de las circunstancias inusuales de este caso, y de conformidad con el memorando de referencia, se solicita que se ponga a disposición del Sr. Villoldo la suma de $30,000 del Fondo de Anualidades Especiales para ayudarlo a establecerse sobre una base comercial sólida en el área de Miami. Para propósitos de cobertura, se emitirá un cheque para el Sr. Villoldo desde una cuenta con intereses en una compañía tenedora de MHMUTUAL en Nassau. La fuente puede ser dinero del exitoso negocio familiar que el Sr. Villoldo pudo obtener de Cuba antes de que el gobierno de Castro confiscara el negocio.

James E. Flannery, jefe interino de la División del Hemisferio Occidental de la CIA, firmó el memorándum. Dice que el padre de Villoldo murió en 1959. Más tarde, los registros judiciales establecieron la fecha de la muerte como el 16 de febrero de 1960.

Según los registros de la corte, Villoldo dijo en 2017 que los intentos contra su vida “duraron hasta el año 2003 y recientemente comenzaron nuevamente”. Según su declaración jurada:

Durante el juicio, ofrecí el siguiente testimonio sobre los múltiples intentos de Cuba de llevar a cabo mi asesinato y respondí todas las preguntas de la Corte relacionadas con esos intentos.

Estas preguntas me llevaron a revelar al Tribunal mi papel en la CIA. Me referí específicamente a la misión donde localicé y capturé al Che Guevara. Comencé a rastrearlo en la República Dominicana y luego a través de África. Con el Segundo Batallón de Rangers de Bolivia, finalmente localicé al Che Guevara en Bolivia y participé en la planificación y ejecución de la misión que llevó a su captura. El Che Guevara fue ejecutado bajo la orden del Presidente de Bolivia.

Después de la muerte del Che Guevara en 1967, y para tomarme represalias y castigarme por mi papel en su captura, Cuba comenzó un esfuerzo concertado y continuo para localizarme para llevar a cabo mi asesinato. Estos intentos duraron hasta el año 2003 y recientemente comenzaron nuevamente.

Durante la administración Johnson, se me advirtió por primera vez que se había desplegado un equipo de asesinatos en los Estados Unidos.

En otras seis ocasiones, entre 1982 y 2003, fui restringido y amenazado directamente por individuos armados que sabía eran agentes cubanos. Estos agentes intentaban hacerme daño y/o causar un sufrimiento mental grave debido a mi participación en la captura de Che Guevara.

Durante estos intentos, los individuos, que estaban armados, se acercaron a mí de una manera agresiva. Cada vez pude escapar. Sin embargo, debido a la naturaleza continua de los intentos, experimenté un alto nivel de ansiedad, tuve dificultades para dormir y tuve miedo de mi entorno y de mi vida y la de mi familia. Este temor se agravó después de que los asesinos involucraron a mi familia.

El gobierno cubano no ha respondido en los tribunales a estas demandas. Eso hace que sea más fácil para los jueces de los EE. UU. tomar decisiones basadas en sus propias preferencias políticas y poca evidencia.

Fuente: http://jovencuba.com/2019/02/06/venganzas-de-sangre-y-el-titulo-iii/

 

https://www.rebelion.org/noticia.php?id=252284

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.